COLECTIVO

SHUMARELI

NAVES DEL FUERTE DE SAN FRANCISCO

Colectivo Shumareli es una banda de rap fusión de Guadalajara. En 2018 graban su primer disco, Flúor, en Aboryginal Record.

Gracias a este trabajo ganan el Festival Alcalá Suena 2019 en la categoría de Mejor Álbum de Funk/Soul/Músicas Negras, el segundo premio en el Festival Nacional Pasión Rock y el primer premio en la categoría Urban de la XXXI Edición del Concurso Villa de Bilbao.

En 2021 publican su segundo disco, Bioma 101.

NAVES DEL

FUERTE DE

SAN FRANCISCO

Según antiguos cornistas, desde mediados del siglo XIII, los templarios se asentaron en la colina que se alza extramuros de la población, más allá de la Puerta de Bejanque y tangente al camino de Zaragoza. Tras la disolución de aquella orden de caballeros este privilegiado asentamiento pasó a manos de los frailes franciscanos, quienes consiguieron el patronazgo de la familia Mendoza, un linaje que mantendría este monasterio bajo su protección durante centurias y que afrontaría no pocas inversiones para engrandecer sus instalaciones.


Por ejemplo, a mediados del siglo XV, el Marqués de Santillana encargó a Juan Guas la traza de una nueva iglesia, luego concluida por su hijo, Pedro González de Mendoza, Gran Cardenal de España; tal y como lo acreditan los escudos que adornan el arranque de las bóvedas de la nave y capilla mayor. Décadas después sería doña Ana, VI duquesa, la encargada de sufragar los gastos de renovar los claustros, de izar un retablo en el altar mayor y de abrir un camarín que permitiera la iluminación del templo y de la cripta donde descansaban los cuerpos de sus antepasados. Este espacio subterráneo aún sería reconstruido por completo por orden del X duque a imitación del Panteón Real del Escorial a finales del siglo XVII.


Tras la aplicación de la leyes de Desamortización de 1836 el monasterio pasó a manos de la administración pública, que, dada su posición estratégica, lo convirtió en cuartel con muralla perimetral y torreones aspilleros. Por ello, recibiría el nombre de Fuerte de San Francisco. En décadas sucesivas la función militar se especializó para convertirse en factoría de enseres y de equipos para el ejército, maestranza, e, inmediatamente, en almacén para los mismos, parque. Ello obligó a levantar naves capaces y diáfanas con las técnicas constructivas más eficientes, destacando entre todas ellas la del Taller de Forja y Fundición, un espléndido edificio de acero y cristal fechado en 1898.